Relatos Eroticos: Relatos Eroticos

Mi primera orgia

Tengo 33 años y mi novia 28. Hace 5 años que salgo con ella y estoy seguro que es el amor de mi vida. Hemos tenido algunos periodos separados, en los cuales yo salí con otras chicas, pero siempre volviendo con mi verdadero amor. Ella se llama Soledad, tiene ojos color miel, pelo enrulado rubio, un culo redondito y parado y unas tetas que si bien no son muy grandes son macizas y con unos pezones largos, que son únicos.

Yo fui su primer hombre, y nunca tuvo relaciones con otros. Hace algo más de un año le confesé una fantasía, hasta ese momento no quería hacerlo, ya que ella es un chica muy recatada y todo lo que logre con ella en cuestión de sexo fue debido al amor que nos tenemos. Lo mas arriesgado que hicimos fue hacerlo en un bar. Pero sentía el nerviosismo de ella en todo momento.
Bueno, la fantasía que me anime a confesarle fue que me volvía loco la idea que ella fuera cogida no solo por mi, sino por mas hombres al mismo tiempo. Claro, la reacción de ella fue de que yo estaba loco. Y me percate de un cierta mirada, mezcla de enojo y desilusión. Por eso ese día deje la charla ahí.
Un día estando en su casa, desnudos sobre su cama, la hice que se pusiera de costado, con su espalda frente a mi. Yo con una mano agarre mi pene que estaba duro, y se lo deslizaba por la raja de su culo y el orificio de su vagina. Con mi otra mano le agarre una teta, mientras puse mi boca cerca de su oído y le susurre entre gemidos “imaginate que mi pene, y mis manos son de dos hombres diferentes que están a punto de cogerte”. Seguí acariciándole los senos, después subía hasta su boca y ella me chupaba los dedos, para luego acariciar su vagina y frotarle el clítoris  Luego de que acabo, ella me dijo que le super encanto el momento, pero que nunca podría hacer eso en realidad, porque me ama y nunca le daría la cara para serme infiel y encima delante mio.

Otro día pero esta vez en mi casa, estando nuevamente desnudos y calientes, le dije que cerrara los ojos. Entonces me levante y fui a buscar un consolador que habia comprado. Lo escondi para que no me viera, mientras le decía que siga sin ver. La hice tumbar boca arriba y abrir las piernas. Yo me puse al revés metiendole el pene en su boca. Al tiempo que le metí dos dedos en su vagina. Después de unos minutos y verla excitada. Saque que mis dedos, y le metí de un golpe el consolador en su mojada vagina. Ella di un pequeño brinco, y antes que dijera nada le dije. “No te preocupes amor, es un consolador que compre para satisfacerte mas, no te causara ningún daño”.
Ella no chupaba como antes, parecía mas tensa. Pero siguió.
“Imagínate que hay dos hombres que te están cogiendo con sus vergas duras solo para hacerte acabar una y otra vez”.
Un momento después sentí que estaba a punto. Me di vuelta y la cogí violentamente. Sus gritos me aturdieron pocas veces la sentí así.
En mi mente sentía que mi fantasía estaba próxima a hacerse realidad.
Le iba a decir a un amigo que no conoce a mi novia si quería ser participe de una orgía.
Pero supuesto había una posibilidad de que ella se enojara conmigo y no quiera volver a verme. De todos modos me arriesgue, mi calentura era muchísimo mas fuerte, me hacia unas pajas terrible de solo pensar en ese momento.
Mi amigo en cuestión fue compañero de la secundaria, así que solo lo encontraba de casualidad, pero una de esas veces me dio su numero de celular así que podía contactarlo. El sabia que tenia novia. Pero hacia meses de la ultima vez que lo había visto.
Lo llame le dije que tenia que hablar y que nos encontráramos en un bar. Cuando nos vimos le comente que había terminado con mi novia, y que estaba saliendo con una chica que me había confesado que le encantaría encamarse con varios tipos a la vez pero que no se atrevía  Y le propuse si quería que le cumpliéramos ese deseo. Obviamente accedió de inmediato. Después de hablar un rato el me pregunto cuanto tipos mas, había que conseguir. Yo le dije que máximo dos, pensando que no quería que la hagan mierda a la pobre de mi novia. Por ultimo le dije que el y los amigos vengan el próximo sábado a mi casa.
Ellos llegaron, la verdad que eran tipos agradables y de físico mas o menos como el mio (1.79 m , 75 kg). Mi novia es muy menudita y eso me calentó mas. Mi novia iba a llegar a mi casa una hora mas tarde. A los chicos los hice llegar mas temprano para comentarles algunos pasos a seguir y reglas.
Les dije que ellos cuando mi chica llegara, ellos estuvieran desnudos en la habitación de al lado a la mía. Esperando en silencio a que diera la señal de entrar. Les prohibí que le preguntase cosas, como por ejemplo su nombre y demás datos. Yo tenia pensado ponerle una venda en los ojos a Soledad, que por cierto ellos no podrían sacarle en ningún momento. También tenia preparada una cámara de fotos y una vídeo, que los que no estaban cogiendo tenían que usarlas.
Llego la hora. Ellos se desnudaron en la habitación  esperaron mi novia llego. Estuvimos hablando unos minutos y la empece a besar, le comente que estaba muy caliente. Fuimos a la habitación y la empece a calentar pero sin sacarle la ropa. Ella estaba con un vestido y una remera, Y se veía que llevaba ropa interior turquesa con encaje que a mi me encanta.
Le dije que la quería vendar ( no era la primera vez que se lo hacia hacer). Ella no tuvo problemas es hacerlo. Le coloque una venda que le tapaba bastante la cara, desde mitad de la nariz, hasta la mitad de la frente. Le dije que se recogiera el pelo. Puse música romántica pero un tanto fuerte.
La cual no solo servia para señal de que vinieran los que estaban en la otra habitación  sino también para que soledad no escuchara los paso y sonidos que hacían.
Me calenté sabiendo que estaba mi novia en una habitación con cinco tipos que estaban a punto de perforarla.
Ellos estaban con los penes apuntando al techo. Le ordene a mi chica que se vaya sacando la ropa despacio. Ello lo empezó a hacer, y yo me apuraba a desnudarme. Primero fue su remera, después la pollera. Ahí empece a besarla en la boca y le decía  que yo iba a tener el control de todo, y que íbamos a hacerlo muy despacio y calmado para que sea mas excitante. Y que ella no tenia que hacer nada si yo no se lo pedía  Uno empezó a sacar fotos como loco y otro estaba con la cámara.
Entonces llame a uno de los chicos que ya sabia que hacer, fue donde estaba ella parada y le empezó a tocar los pechos y la cola. Y a pasarle la punta de la lengua por la boca. El se retiro un poco y yo me acerque, sigue con los jueguitos y le dije termina de desnudarte. Ella lo hizo. Llame a otro, mientras le decía que me chupara el pene, pero solo la cabeza y que no se ayude con las manos. El tipo se puso al lado de soledad que ya esta arrodillada con un poco de se boca entreabierta. Agarro su pija y se la apoyo en la boca. Ella saco su lengua y empezó el lameteo. Tome la cámara de vídeo  y me puse solo a unos centímetros de la situación  No podía creer todo lo que estaba pasando.
Nadie aguantaba la situación  El calor de lo que iba a venir asfixiaba la habitación  Después de unos minutos toque el hombre del muchacho para que comprendiera que teníamos que cambiar.
Entonces le dije a mi noviecita que se para, y la tumbe en la cama, para que el tercero venga y le chupara su conchita. Ella empezó a gemir. Con la lengua y los dedos que se le metían  Luego, yo la arrastre hasta la punta de la cama, levantandole las piernas la penetre. Todos se pajeaban, mientras registraban lo que estaba pasando.
Y ya se acercaba el momento decisivo, que ella se enterara que no era uno solo el que estaba en la habitación.
El corazón se me puso a mil cuando hice poner a mi novia en cuatro, y le dije a otro que la penetrara. Deje pasar un momento, y mientras le ponía la verga en la boca, mientras el otro la embestia le dije “Mi amor, esta es mi fantasía, que es solo verte gozar como nunca, no rechaces la situación solo sigue gozando y déjate llevar”.
El muchacho la seguía penetrando con fuerza, y ella quería decir algo pero no se le entendía  hasta que escucho algo salia de su boca.
“Si i i i i i i…”
Entonces le metí nuevamente el pene en su boca, empece a calentarme como nunca. Mi fantasía era realidad y no lo podía creer! Que sensación imborrable. Le dije que no se sacara la venda por nada, que así seria mejor. Yo por dentro pensaba que no quería que se la saque no solo para que no la reconozcan los tipos si alguna vez se la cruzan en esas casualidades de la vida, sino también para que ella se desinhiba mas.
Seguimos en esa posición unos minutos. Luego me recosté yo y la hice que me montara, otro se ocupo de ensartarla por la cola, y un tercero le metí su miembro en la boca, ese fue el primero en acabar y dejaba los restos de semen en su interior.
Ella estaba desconocida y me encantaba. Yo a veces paraba, y tomaba alguna de las cámaras para no perder detalle.
Estuvimos horas cogiéndolas  de a uno, de a dos, de a tres. Ello parecían rotarse sincronizadamente para no acabar rápido y seguir gozando lo mas que pudieran.
Todo termino mientras yo se la clavaba por el culo, mientra ella chupaba penes y tragaba semen de los restantes.
Los lleve a la otra habitación se vistieron y le fui a despedir. Estaban encantadisimos.
Cuando volvía a la habitación no podía creer lo que veía  Mi novia estaba tirada en la cama boca arriba con la piernas abrirlas y la conchita dilatada. Con todo su cuerpo y cara llenos de leche. Parecía muerta, y se que destruida había quedado que no se saco ni la venda. Yo apague la música  me dirigí a ella. Le destape los ojos, me miro y le pregunte como estaba. Ella me respondió ” Que estaba destrozada pero nunca había gozado tanto en toda su vida”.

Puedes seguir los comentarios a través de RSS 2.0